No eres culpable de tener tu problema (cuerpo rígido) pero sí eres responsable de tomar la decisión de manejarlo. Puedes no hacer nada y seguir padeciéndolo, puedes medicarte, puedes acudir a especialistas y puedes recibir tratamientos de todo tipo. La decisión y el manejo de tu problema finalmente te corresponden a ti.

 

Dado que tu problema es crónico (de por vida) y mecánico (afecta a la estructura física de tu cuerpo), requiere un manejo crónico y mecánico. El manejo crónico también se hace necesario con otros problemas de salud sin "cura" conocida y que los pacientes deben automanejar toda la vida con las herramientas apropiadas.

 

Nuestra recomendación para el manejo de tu problema toda tu vida es que te conviertas en un automanejador exitoso, en lo que llamamos un "paciente experto", usando las "herramientas de káyros".

 

El avance de las herramientas de káyros, especialmente el "dispositivo káyros", te permitirá automanejar tu problema como lo haría un especialista en una clínica. Incluso podrás hacerlo mejor, ya que realizarás tus sesiones cuando las necesites sin inconvenientes como la distancia o tener una agenda ocupada, razones que en el pasado impidieron el éxito del manejo.

self

Para lograr los objetivos de automanejo con káyros debes cooperar con las herramientas de káyros, especialmente con el dispositivo káyros.

 

Los dos objetivos de automanejo con el dispositivo káyros son:

 

1. Convertir tu "cuerpo rígido" en un "cuerpo normal". Este objetivo se logra de forma instantánea en cada sesión, cuando tu cuerpo está "rígido".

2. Mantener tu "cuerpo normal" de forma crónica. Este objetivo se logra durante tu período de recuperación.

 

Debido a tu problema y a tu salud, el cambio de tu cuerpo rígido en un cuerpo normal no es permanente ni tu recuperación instantánea. Por eso es necesario el manejo crónico de tu problema.

 

Los tres requisitos de automanejo con káyros son:

 

1. Realiza tus sesiones.

2. Evita las “actividades no recomendadas”.

3. En caso de recaída, modifica tus sesiones.

 

Para que te recuperes, es necesario que cumplas en la mayor medida de lo posible estos tres requisitos, que supone lograr los dos objetivos de automanejo.

 

Las características del automanejo con el dispositivo káyros son:

 

Seguro e indoloro.
El dispositivo káyros para el automanejo de tu problema no causa dolor ni malestar en el momento de aplicártelo. Está basado en un principio básico de las ciencias de la salud: lo primero es no hacer daño.

 

Preciso.
Manejar tu problema con el dispositivo káyros no consiste en aplicar un tratamiento físico manual sobre tu cuerpo sino en realizar un trabajo intelectual de precisión, con un propósito muy concreto. La mayoría de personas puede aprender a usar el dispositivo káyros; no requiere ninguna habilidad profesional.

 

Actúa inconscientemente.
Después de una sesión con el dispositivo káyros, no esperes sentir grandes cambios o un alivio instantáneo. La mayoría de pacientes no va a notar nada al momento de aplicarse el dispositivo. Esto es normal, ya que el trabajo que realiza el dispositivo káyros ocurre de forma inconsciente. Solo oirás el sonido específico del dispositivo, que es clave para su efectividad.

 

Natural.
Tu recuperación se basa en los efectos del dispositivo káyros sobre tu cuerpo después de cada sesión y durante el período de recuperación. Después de aplicarte el dispositivo káyros, tu "cuerpo normal" iniciará y mantendrá tu recuperación de forma natural, a través de la habilidad del cuerpo para sanarse a sí mismo.

 

Sin efectos secundarios.
El dispositivo káyros no produce efectos secundarios ni otros problemas de salud. Sin embargo, durante tu período de recuperación podrías experimentar una variedad de sensaciones debidas a la transición de tu cuerpo rígido a un cuerpo normal o viceversa (lo que llamamos "recaídas"), dependiendo de tu salud general.

En el pasado hemos tenido pacientes que después de su sesión o al cabo de un tiempo de automanejarse se resfrían, tienen fiebre o padecen cualquier otro problema de salud y creen que podría tener algo que ver con su manejo. Pero esto les hubiera ocurrido independientemente de haber utilizado el dispositivo káyros y no tiene nada que ver con ello.

 

No requiere complementos.
Te recomendamos usar solamente el dispositivo káyros para manejar tu problema. No tendrás que llevar a cabo ningún tipo de ejercicio, tomar suplementos nutricionales ni que te realicen otros tratamientos físicos. Los complementos no mejorarán tu recuperación. De hecho, otros tratamientos físicos pueden ser contraproducentes con káyros y podrían incluso empeorar tu problema. Además, con el uso de complementos no puede realizarse un control preciso de tu recuperación.

 

No recomendamos que manejes con káyros a otras personas a menos que no puedan hacerlo por sí mismas, por ejemplo, tus padres, tu bebé, tus hijos o alguien en tu familia con una discapacidad. En estos casos tendrás que responsabilizarte de cumplir los tres requisitos de automanejo con ellos.

 

káyros para otros.
Al visitar este sitio web es muy probable que recuerdes a algún ser querido que padece el problema que manejamos. Por favor, comparte nuestra dirección web para que nos visiten y entiendan su problema. Luego, si deciden automanejarse, nos contactarán.

 

Regálalo a un ser querido.
Es posible que desees regalar un programa de automanejo káyros a un ser querido. Primero, anima a esa persona a que lea y entienda nuestro sitio web. A continuación, procede a comprar el programa para esa persona.